Porcupine Tree – The Incident Review

9 September 2009

PT_The-IncidentArtista: Porcupine Tree

Álbum: The Incident Release Date: 15-Sept-2009

Label: Roadrunner Records

Genre: Progressive Rock / Post -Metal

Este es sin duda alguna el álbum que esperaba este año. La banda inglesa porcupine tree lanzando su nuevo álbum, The Incident, que después del aclamado álbum anterior (Fear of a Blank Planet) dejó sus propios estándares muy altos; tenía un tarea muy complicada de igualar la calidad músical del álbum pasado. De entrada The Incident es un álbum complicado de entender y sobre todo digerir. La primera vez que lo escuché tengo que admitir que me sentí desilusionado pues esperaba algo parecido a Fear of a Blank planet… Pero habia olvidado que Porcupine Tree con cada nuevo álbum explora nuevas facetas de sonidos y estructuras musicales. Si bien Fear of a blank planet es un álbum bastante meláncolico, the incident no lo es, o al menos no en su totalidad. De hecho, tiene muy poco en común con FOAP. The Incident es una combinación interesante de trabajos anteriores como In Absentia y Deadwing con su respectivo nuevo sabor y sentimiento.

La base del álbum es cuando Steven Wilson (frontman de la banda) pasaba por un accidente automovilístico fuerte; el que se leía la leyenda “POLICE INCIDENT”. Fue entonces cuando la idea de este nuevo álbum se generó en la mente maestra de Wilson. Con la idea de que hay varios incidentes en nuestras vidas que dejan marca para siempre y que cambian la forma en que nuestra vida toma forma de ese momento en adelante. The Incident es un disco doble que contiene en total 5 piezas músicales. La primera ocupa todo el primer disco con una pieza de 55 minutos (The Incident) en total divididos en 14 secciones. Dentro de las 14 secciones hay temas principales y bien elaborados mientras que las secciones restantes son más como interludios entre temas y temas que preparan el campo entre cada sección principal. El disco dos son las 4 piezas restantes (Flicker, Bonnie the Cat, Black Dahlia, Remember me Lover) que no encajaban en la obra principal pero que sin embargo logran pararse por sí mismas como canciones independientes guardando el concepto del álbum.

Es curiosa la manera en que se mezclan, aún más que en Deadwing, sonidos caracteristicos del metal con sonidos acústicos y pads musicales de Richard Barbieri que como siempre añaden ese toque oscuro a la música de la banda. La estructura músical en general es recurrente y compleja de digerir en las primeras escuchadas que uno le da al álbum. Pero conforme se va poniendo atención a los diferentes matices se van descubriendo momentos interesantes e incluso épicos. Cabe destacar que en algunas piezas de la obra principal Porcupine Tree alcanza sonidos típicos de Opeth, dejando claro la influencia de Mike Akërfelt en Wilson. Y dejando entrever el posible futuro de la música que puede entregar la banda.

Es también un álbum muy personal de Wilson (posiblemente el más personal?) ya que sumariza muchos de los eventos clave de la vida de este personaje que cambiaron su forma de vivir, como por ejemplo (Great Expectations, Kneel and Disconnect y Drawing The line) las cuales hablan de cuando Wilson decidió dejar un trabajo propio para dedicarse a la música. La difícil decisión que enfrentó para seguir su sueño de hacer música profesional.

EL incidente comienza con Occam’s Razor (1:55), una serie de poderosos riffs seguidos por un intermedio acústico, seguidos de extraños y oscuros sonidos ambientales de Barbieri y al final el bajo de Edwin. En general dando pauta de lo que será el álbum completo. Una mezcla maestra de sonidos impactantes, metal y rock progresivo. El álbum explota con The Blind House (5:48) que es una de las mejores piezas del álbum, el tema principal es la cegera metáforica que vive un hogar contemporaneo para con sus habitantes. Después a mitad de la canción el ritmo baja para dar pauta de nuevo a sonidos ambientales tenebrosos y secos para al final dejar ir las últimas notas fuertes que cierran excelente la sección. Great Expectations (1:27) y Kneel and Disconnect(2:03) son dos hermosos temas acústicos que muestran una faceta muy humana de Wilson, donde como mencionaba anteriormente ahbla sobre la dificil situación que tuvo que hacer al aventurarse en el mundo de la música a cambio de desestabilidad económica(en aquel entonces). Ambos temas meláncolicos que son excelentes y encajan perfectamente para dar el interludio para…
Drawing The line(4:43) una de las piezas más enigmáticas para mi en el álbum. Comienza con teclados que hacen imaginarse una vieja casa de muñecas; hay sonidos fantasmagóricos que de verdad ponen la mesa para lo que uno pensaría sería una pieza completamente melancólica cuando de pronto el ritmo sube de manera casi alegre. Drawing the line (una especie de pintar la raya, un parteaguas) se refiere a la incursión de la vida de Wilson en la música y de cómo esta decisión lo rescató para siempre de una vida que él no estaba dispuesto a vivir. Llega entonces a la pieza más oscura del disco, The Incident (5:20) que es una canción bien acompasada entre líricos de bajo tono y efectos de Barbieri. En algún momento la canción comienza con riffs metaleros fuertes que al igual que Drawing the line parece prometer que la canción subirá de tono, cuando de pronto se estanca (no de mal modo) para no estallar. Aqui parece que Wilson lanza una pelota curva a los oyentes al engañar en el rumbo que toma la música. No es tan predecible como uno esperaría. “I want to be loved” es una línea que se repite en la canción y sabe uno por el tono que no es de la manera correcta en que alguien pudiera pedir amor. Sin dejar mucho respiro, el ritmo cambia de nuevo a acústico con Your Unpleasant Family (1:48) que en cierto punto de la canción recuerda tonos de In Absentia. Un sonido particular que los fans de PT reconocerán de inmediato. Sigue The yellow windows of the evening train (2:00) que es es una pieza única en el disco. Completamente de Richard Barbieri, una sección solemne con una especie de coros que poco a poco van preparando para…
Time Flies (11:40) A mi forma de ver, el tema central del álbum. Un intro al mero estilo Trains (In absentia) con memorable ritmo y cuando comienza el primer verso es seguramente uno de los versos más memorables del año. Es también un tema muy personal que habla de la vida de Wilson, sin embargo te deja pensando cosas acerca de la niñez, la adolescencia y de cómo el el tiempo de pronto comieza a volar frente a nuestros ojos. Pasando rápidamente a partir de nuestros años 20’s, y al siguiente suspiro nuestra vida ha pasado ya. A media canción comienza a bajar en ritmo hasta la oscuridad de los sonidos melancólicos, seguido de un solo que simplemente encaja perfectamente. Uno de los mejores temas de Porcupine Tree, y sin duda la mejor canción del álbum.

De aqui en adelante el disco parece transcurrir de una mánera más rápida, mágicamente. Aparentemente regresando una y otra vez a los mismo sonidos y sin embargo añadiendo capas nuevas de estructura músical. Degree Zero of Liberty (1:46) es de nuevo el ritmo que abrió el álbum con una nueva sección esta vez con guitarra eléctrica. Al parecer dividiendo lo que fue la primera sección de The Incident. El ritmo baja nuevamente de manera extraña con la primer sección de Octane Twisted (5:03) la pieza más “opeth” del álbum. Tanto en parte acústica (parece que escucho Watershed) como la parte pesada que comienza a mitad de la canción. Esta es una soberbia clase de cómo se hacer música progresiva contemporánea. Rica en sonidos ambientales y en ritmos. Aquí The Incident esta en su máxima expresión dinámica y es parte de 1 de 3 secciones interrelacionadas intimamente (Octane Twisted, The Seance, Circle of Manias) por sonidos recursivos. The Seance(2:39) es una sección melódica donde wilson baja nueva nuevamente nuestras emociones (en este punto ya debemos estar mareados sentimentalmente). Al final comienza a subir el tono con la guitarra acústica para termiar la tercia con Circle of Manias (2:18) que es simplemente pegajosa. Los ritmos de metal estan presentes en toda la sección, y da la impresión de una verdadera locura músical en lo que se ha convertido en este punto el álbum. Cierra con fuertes rifs que parecen concluir la canción completa pero…

I Drive The Hearse(6:42) es la encargada de cerrar la primer canción completa del álbum. Un trabajo más parecido al viejo porcupine tree (lighbulb sun). Una pieza más acústica y de valor lirico que toca los sentimientos cuando la escuchas con atención. Es en este punto donde termina la pieza central, la canción 1 del álbum.

El disco dos contiene los trabajos que claramente no pudieron encajarse en la pimer canción (Flicker, Bonnie The Cat, Black Dahlia, Remember me Lover). Aqui es donde porcupine tree suena más como discos anteriores (Lighbulb sun, Stupid Dream, In absentia) y no tan pesados como los últimos que han visto la luz (Deadwing, Fear of a blank planet) Excelentes canciones, clásicas de Porcupine Tree.

Al final, la impresión es de que Porcupine Tree lo ha hecho de nuevo. Un álbum que deja un buen sabor de boca y conforme lo escuchas una y otra vez te vas enamorando más de él. Definitivamente que nadie hace música como este cuarteto de Inglaterra. Son estandartes de la música progresiva contemporanea y no me atrevo a mencionar una banda que toque siquiera algo similar. Al final es un disco que tal vez no agrade tanto como trabajos anteriores de la banda, pero es seguramente porque no lo han escuchado lo suficiente para agarrarle el gusto. The Incident es un gourmet de música.

Final Rate: 9.0/10

Pistas Clave: The Blind House, Drawing the Line, The Incident, Time Flies, Octane Twisted, I Drive the Hearse.